Garbanzos con setas shiitake.

Hoy voy a hacer este plato rebueno que es adecuado para cualquier síndrome porque sus ingredientes son neutros. Además, esta combinación de alimentos es ideal porque las setas shiitake benefician el desarrollo de unas bacterias intestinales muy beneficiosas que te ayudarán a la disgestión de los garbanzos. Recuerda que si sientes mucho cansancio, la comida tiene que estar muy cocinada, es decir, los garbanzos remojados unas 12 horas y que queden muy blanditos una vez cocidos.

Si los garbanzos te producen gases, lo primero que tienes que aprender es a comerlos muy despacio, a masticarlos mucho para ensalivarlos y enviarlos semi-digeridos al estómago. La digestión de las legumbres y los cereales empieza en la boca, es imprescindible masticarlos hasta hacerlos puré para aprovechar todos los nutrientes. Es interesante, también, que sean de agricultura ecológica y puedes probar los pequeñitos (pedrosillanos) que son menos pesados.

Este plato es muy rápido de preparar, si tienes los garbanzos ya cocinados. Yo suelo hacer un paquete entero en la olla exprés y los conservo en la nevera metidos en botes. Mira este link para saber cómo los hago.

Ingredientes

  • Garbanzos cocidos.
  • Setas shiitake.
  • Un chorrito de aceite de oliva.

Elaboración

  1. Limpiamos las setas un poco con la mano para quitarles las hierbitas que puedan tener. Si no son ecológicas, puedes lavarlas con un poco de agua, pero sin sumergirlas porque, aunque no son tan absorbentes como otras setas, te pueden quedar un poco aguadas.
  2. Las troceamos con la mano del tamaño que nos guste. A mí me gusta más cómo quedan así en vez de cortarlas con el cuchillo.
  3. Ponemos el wok o una cazuela al fuego con un poco de aceite y echamos las setas cuando el aceite esté templado. El aceite nunca debería quemarse porque se vuelve tóxico, por eso es desaconsejable comer fritos, y menos aún con las legumbres.
  4. Removemos las setas un ratito hasta que veamos que se ablandan un poco y se ponen brillantes. Si quieres, puedes añadir un poco de sal, aunque las shiitake tienen mucho sabor de por sí.
  5. Vaciamos el bote de garbanzos en el wok con todo su caldo, removemos para mezclar y dejamos un momento hasta que se  calienten.
  6. Importante: como los garbanzos ya estaban cocido, no tienen que hervir otra vez porque pierden frescura.

¡Y, a comer! Si pones al lado un bol de ensalada verde, la maravilla está servida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s